Nikki Lee: la fotógrafa de las tribus urbanas

  • La fotógrafa Carolina Diego comentó en la entrevista que concedió a esta publicación, que Nikki Lee es una de las mujeres que más le inspiran en su trabajo

Nikki Lee nació en 1970 en una pequeña región de Corea del Sur. Quiso ser actriz pero se dio cuenta de que era muy complicado desenvolverse en un mundo de hombres, porque ya fuese delante o detrás de las cámaras, las mujeres tenían pocas decisiones que tomar. Finalmente, optó por la fotografía, que le parecía más real y le permitía trabajar sola. Realizó sus estudios de fotografía de moda en Corea del Sur. Para mudarse posteriormente a Nueva York y continuar con su formación, en contra de la voluntad de sus padres. En la Gran Manzana, trabajó como ayudante de iluminación en el desarrollo de varios proyectos publicitarios con David LaChapelle, uno de los fotógrafos de moda más influyentes del siglo XX.

Desde sus comienzos, Nikki Lee quiso hacer el trabajo por ella misma, usando su cuerpo y sus experiencias como objeto central de la narración. Una de sus primeras series fotográficas es “Projects”, una gran colección de fotografías documentales tomadas en las calles de Nueva York. De 1997 a 2011, capturó con su objetivo a punks, raperos, skaters, gays, músicos, bailarinas exóticas, jubilados o empresarios. Pero no solo captaba rápidas instantáneas en plena calle. Nikki Lee se mezclaba con estos grupos, mimetizándose, para lograr un trabajo etnográfico muy amplio contado en primera persona. Pasaba tiempo con estas personas y, finalmente preguntaba a alguien en la calle si le podía sacar una foto con este grupo. Se vestía, posaba y se convertía en aquellos personajes que le interesaban.

Para este trabajo no empleaba grandes equipos de fotografía e iluminación, su cámara era normalmente una de usar y tirar, lo que aportaba a su trabajo un aspecto más verosímil y espontáneo. Con esta manera de trabajar hacía que los personajes a los que fotografiaba se sintieran más cómodos y cercanos a ella, consiguiendo así unos documentos realistas y crudos de la sociedad actual.

Dentro de los encuadres aparentemente casuales, hay una gran cantidad de información sobre la vida y costumbres de estos grupos sociales tan diferentes. Las fotografías de Nikki Lee captan el estilo de vida, vestimenta y manera de relacionarse, pero con una larga historia grupal detrás, que también acabó siendo la suya.

De esta manera, La fotógrafa analizó las diferentes identidades que se mezclan en una ciudad; pero también las identidades que hay dentro de ella. Camaleónica, atrevida y con una larga trayectoria, esta fotógrafa se introdujo dentro de las subculturas neoyorkinas para conseguir un trabajo original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *