Elena García-Arquimbau: «Mi ropa busca empoderar indistintamente del género»

  • La diseñadora de moda castellonense prepara el lanzamiento de la nueva colección «Techno Hybrids»» y su página web

Elena García-Arquimbau es la mujer que está detrás de SundayMorning, la marca de ropa que es como una rave: todo el mundo es bienvenido, siempre que traiga buen rollo. La diseñadora castellonense explica cómo ha construido su empresa y cómo se desarrolla dentro de la industria de la moda. SundayMorning se define por un estilo transgresor, que bebe directamente de la cultura clubber y raver. Un importante movimiento musical y cultural iniciado a principios de los 80. Elena García-Arquimbau ha vestido a artistas como Mueveloreina y su ropa ha desfilado en varias pasarelas. ¿Inditex? ¡Qué pereza!

Empezó formándose en la Escuela Superior de Diseño de Sabadell, sabiendo que quería plasmar una identidad única y crear una marca que emanase personalidad. Siguió sus estudios en Londres y en Berlín. Pero según comenta la diseñadora: «Estaba perdida, salía mucho de fiesta, y daba palos de ciego, hasta que poco a poco, esto que parecía un desastre acabó convirtiéndose en el epicentro de la inspiración«. Los inicios son duros, y los de Elena también lo fueron. La precariedad laboral, la falta de oportunidades y la necesidad de expresarse libremente, hacían que la creadora se sintiera: «Literalmente asfixiada», comenta. «Fue duro porque en muchas ocasiones no me dejaban desinhibirme diseñando y me cohibían, lo que se complicaba encontrar mi propia estética. Incluso llegaron a decirme que me dejara la carrera, porque estaba perdiendo dinero. Es entonces cuando decidí irme a Londres para cursar el último año. Fue mi gran liberación«. ¿Quién no se ha sentido perdida alguna vez? A ella le sucedió, hasta que encontró la manera de fusionar la fiesta, con la moda.

El universo SundayMorning en la colección Techno Hybrids – Fotografía de Jesús Gandolfo

Dentro del temario, había un tema dedicado a la moda clubber. Descubrió que esta subcultura era mucho más que un puñado de fiestas y música electrónica. «Había detrás una cultura y filosofía de vida muy fuerte. Mi profesor me animó a hacer el trabajo final sobre este tema, lo cual fue increíble porque pude reafirmarme en mi estilo y seguir adelante con mis ideales«, comenta durante la entrevista: «Fue un paso muy importante». Con ese trabajo nació la primera colección de SundayMorning y la marca. La diseñadora sentía que sus extravagancias tenían un sitio en el mundo y que además gustaban. En el proceso de buscarse a ella misma y encontrar el sentido a su trabajo, Elena se sumergió de lleno en su universo ecléctico y aplicó al diseño de su marca todos los estímulos que tenía a su alrededor: «Todas las nuevas experiencias y emociones diferentes y fuertes, ya sea de forma natural o química, hacen que tu cerebro vaya más allá».

Su sueño es crear el mundo SundayMorning y que toda persona quepa en él. Porque aunque cuando diseñe, tiene en mente el cuerpo de una mujer, ella defiende que sus prendas son unisex. Quiere que su ropa trascienda, no solo la moda aburrida, sino los roles de género. «Mi ropa busca empoderar, indistintamente del género«, asegura la modista, aunque sabe que juega en una industria machista y contaminante. Sin embargo, tiene claro que el feminismo: «Llegó para quedarse y esto se refleja también en la moda». Para ella, la fast fashion es sinónimo de repetición y frustración y recuerda que: «Detrás de toda prenda hecha en masa hay alguien directamente explotado«.

«Tengo un mundo propio muy claro y quiero darlo a conocer. No son simples prendas, son un lenguaje y una manera de expresar«.

Elena está ahora ultimando los detalles de su nueva colección «Techno Hybrids». Todo con su sello personal: colores chillones, abrigos de pelo falso y prendas con materiales reciclados. De momento, esta colección aún no ha aterrizado en el planeta Tierra, pero el objetivo de Elena García-Arquimbau es perseverar: «Tengo un mundo propio muy claro y quiero darlo a conocer. No son simples prendas, son un lenguaje y una manera de expresar«. Para esta colección futurista Elena García-Arquimbau ha diseñado un universo extraterrestre con 25 prendas que representan a los planetas Júpiter, Venus, Marte y Neptuno.

Después de volver de Berlín, su centro de operaciones ahora es Valencia: «Castellón tiene pocos estímulos y oportunidades. Hace poco he estado en la exposición, aquí en Valencia, de la fotógrafa Nadia Lee Cohen, que me inspira muchísimo. Necesito este tipo de cosas y el ajetreo de una ciudad grande«. Según indica, hace falta potenciar a las artistas emergentes en Castellón, dándoles la oportunidad de exponer y vender sus obras. La página web que está a punto de estrenar contendrá la colección completa de «Tecnho Hybrids» y dará la posibilidad de encargar piezas por encargo. Eso sí, siempre dentro de la fantasía clubber que Elena García-Arquimbau tiene en su cabeza.

El universo SundayMorning en la colección Techno Hybrids – Fotografía de Jesús Gandolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *