Paula García Ibáñez crea su propio «lugar entre las flores»

  • La exposición propone una revisión de cómo la Historia del Arte ha representado a las mujeres

La exposición de la pintora Paula García Ibáñez, nacida en Burriana, podrá visitarse del 28 de mayo al 3 de junio en la sala Pleamar de la Oficina de Turismo del Grao de Moncofa (Castellón). “Un lugar entre las flores” es su último proyecto pictórico centrado la figura femenina, un recordatorio de cómo a través de la Historia del Arte se ha empleado a la mujer como objeto de la una mirada masculina.

Ahora, esta joven pintora ha decidido revertirlo desde una mirada íntima y dulce no exenta de empoderamiento y reflexión, tanto en torno a experiencias personales como colectivas. “Es una comparativa con las flores y el renacer, sitúa al espectador en medio de un jardín en el que cada mujer pintada es como una flor, única e irrepetible”, comenta la autora .

Esta es la primera vez que Paula García Ibáñez realiza un proyecto relacionado directamente con la figura de la mujer pero, según comenta, la conciencia feminista está presente en ella en todos los aspectos de su vida. Su necesidad de evidenciar la Historia del Arte que invisibiliza a la mujer como sujeto activo y pensante ha hecho posible esta exposición. “Prácticamente todas las grandes obras que conocemos hoy en día hablan de la mujer desde una perspectiva masculina, que otorgan a su cuerpo un significado muy alejado de la realidad, siendo sometidas a estándares y principios patriarcales”, afirma.

Paula García Ibáñez con algunas de sus obras – Fotografía cedida por la propia artista

Ahora es la mujer la que se pinta y piensa a sí misma; la autora, es la que alza la voz y crea las obras desde su perspectiva. Las mujeres entre las flores están pensativas, recostadas, ajenas aparentemente al espectador, según Paula esto se debe a que: «Estas poses pueden recordar a esos famosos pintores de los que hablaba, pues es así como se representaba a la mujer: asignándoles la etiqueta de belleza, fragilidad y, en consecuencia, debilidad». Paula recuerda que, en esta ocasión es la mujer la que le da significado a su cuerpo y que estas posturas tranquilas que adoptan las mujeres ya no es signo de debilidad, sino de la búsqueda introspectiva de ellas mismas.

Para crear un jardín tan cuidado, Paula García Ibáñez ha dedicado esfuerzo y cariño a sus pinturas haciendo un trabajo de investigación en la pintura figurativa, como ella dice: «Sin búsquedas de belleza o perfección. Las cosas tal y como son”. El resultado es una exposición crítica pero nada agresiva, que enseña la necesidad de repensar cómo se identifica a las mujeres desde el mundo del arte y cómo quieren hacerlo ellas.

«Cuando no me encuentro» (2021) – Pintura de Paula García Ibáñez cedida por la propia artista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *